martes, 2 de diciembre de 2014

Actividad 4 año


EL GOBIERNO DE FALCON
     Durante el gobierno de Falcón se acentuó el desorden en la administración pública. 
Falcón manejó los fondos públicos con desparpajo, solía librar vales contra la tesorería para dar gratificaciones a sus amigos y partidarios y dádivas y subsidios a muchas personas que los pedían.

La Revolución azul
     Esta situación económica y el desbarajuste administrativo, provocaron un descontento general contra el gobierno, de Falcón. A fines de 1867 estalló en oriente la revolución "Reconquistadora", que tomó como divisa el color azul intermedio de la bandera, a diferencia del amarillo de los liberales y del rojo de los conservadores, con lo cual querían dar a entender que se proponían una especie de conciliación entre unos y otros. Esta revolución y el gobierno que de ella surgió, se conocen en la historia de Venezuela, como "gobierno y revolución azul".

     En marzo de 1868, el General José Tadeo Monagas, ya anciano, se pone a la cabeza del movimiento, acompañado de su hijo José Ruperto, su nieto Pablo Giusseppi y sus sobrinos y otros revolucionarios. El objetivo era tumbar al gobierno de Falcón.


     Uno de los rasgos más relevantes del Gobierno de los Azules fue la continuidad de la tradición nepótica de los Monagas. Tras la muerte de José Tadeo, su hijo José Ruperto Monagas se consideraba con derecho a gobernare el país, como si se tratase de una herencia dinástica.

     Ejerció el poder ejecutivo inicialmente Guillermo Tell Villegas como presidente provisional. Monagas legalizó su situación “de facto” (gobierno que ejerce como tal pero que no es reconocido oficialmente) mediante elecciones, pero falleció a los seis meses, sin llegar a tomar posesión. La fusión de liberales y conservadores, que la Revolución Azul había logrado al año anterior, se rompió a raíz de la muerte del caudillo. Le sustituyó, en 1869, su hijo José Ruperto Monagas; pero en la práctica no había gobierno, quiso prevalecer a los conservadores en el gobierno, lo que provocó la oposición de un grupo de liberales encabezada por Antonio Guzmán Blanco, y de sus propios familiares, José Domingo y José Tadeo Monagas (hijo).
     Esta división de la familia Monagas la aprovechó muy bien Guzmán Blanco, se alió a los descontentos de los caudillos regionales y locales provocando la Revolución de Abril, y asumiendo la presidencia de Venezuela el 27 de abril de 1870.